COMUNIDAD ISRAELITA NAZARENA DE CHILE

página principal

LA CIRCUNCISION. PARTE 1

 

Por Alejsandros, Kahal Jail Gadol, Santiago de Chile  /  jailgadol@yahoo.com

 

 

De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.

 

La alianza de Adonai con Abraham

Esta alianza consta de varios elementos que la conforman

 

Abraham, padre de multitud de pueblos

Gen 17:3 Cayó Abram rostro en tierra, y Elohim le habló así:

Gen 17:4 «Por mi parte he aquí mi alianza contigo: serás padre de una muchedumbre de pueblos.

Gen 17:5 No te llamarás más Abram, sino que tu nombre será Abraham, pues padre de muchedumbre de pueblos te he constituido.

Gen 17:6 Te haré fecundo sobremanera, te convertiré en pueblos, y reyes (goim umelajim) saldrán de ti.

 

Es de suma importancia identificar a los descendientes de Abraham, pues si conocemos claramente los destinatarios de este pacto que Adonai establece, es decir, la descendencia de Abraham en estos días, no cabe lugar a dudas de que les concierne este pacto y sus requisitos.

Estos gentiles (pueblos) y reyes, son los hijos de Abraham, que están en la misión que recibe Shaul para anunciar a Yeshua, es decir, a los hijos de Israel, como vemos en hechos 9:15: El adon le contestó: «Vete, pues éste me es un instrumento de elección que lleve mi nombre ante los gentiles y reyes (goim umelajim), ambos hijos de Israel. (Ambos del griego τε te; partícula prim. (Enclítica) de conexión o adición; ambos o también). Podemos entender que la misión que recibe Shaul, no es a tres grupos como usualmente se enseña, sino que tanto estos gentiles y estos reyes, son ambos la descendencia de Abraham.

Lo anterior se corrobora en posteriores afirmaciones de Shaul, Gal 3:7 Tened, pues, entendido que los que viven de la fe, ésos son los hijos de Abraham. Gal 3:29 Y si sois de mesías, ya sois descendencia (1) de Abraham, herederos según la Promesa. La palabra descendencia que se encuentra en este texto de la Brit Jadasha, corresponde en el griego a spérma; algo sembrado, derramado (incl. la «esperma» masculina); por impl. descendencia. Complemente con 1 Kefa 1:1-2, 2:9, Iaacob 1:1.

 

Adonai el elohim de Abraham y su posteridad en un pacto eterno

Gen 17:7 Y estableceré mi alianza entre nosotros dos, y con tu descendencia después de ti, de generación en generación: una alianza eterna, de ser yo el Elohim tuyo y el de tu posteridad.

 

Este es otro elemento contenido en la alianza, que Abraham y sus descendientes, también sean los adoradores de Adonai, es aquí donde Abraham y su posteridad deben buscar y mantener una relación de comunión con Eloha, que el a declarado que mantendra al decir ‘yo el Elohim tuyo y el de tu posteridad’

 

La tierra prometida por posesión eterna

Gen 17:8 Yo te daré a ti y a tu posteridad la tierra en que andas como peregrino, todo el país de Canaán, en posesión perpetua, y yo seré el Dios de los tuyos.»

 

Otro aspecto de esta alianza es la tierra prometida, para Abraham y su posteridad, la tierra de Israel. Al decir ‘Yo te daré a ti’, nos indica que de la tierra, Eloha escoge una parte para otorgársela a Abraham y su descendencia por su propio designio, implicando que el será su Elohim.

 

La circuncisión

Gen 17:9 Dijo Dios a Abraham: «Guarda, pues, mi alianza, tú y tu posteridad, de generación en generación.

Gen 17:10 Esta es mi alianza que habéis de guardar entre yo y vosotros - también tu posteridad (zera) -: Todos vuestros varones serán circuncidados.

En el v.10 claramente indica Eloha que la circuncisión es uno de los elementos de la alianza. Esta es parte de la alianza que le corresponde cumplir a Abraham y sus descendientes, es decir su zera, semilla, que incluye a toda esa línea de descendientes que han sido esparcidos en las naciones y están regresando a su linaje, como se menciono previamente ‘Y si sois de mesías, ya sois descendencia de Abraham’. La Brit Jadasha nos corrobora que la circuncisión es parte del pacto al decir: ‘Hech 7:8 Luego le otorgó el pacto de la circuncisión; y así engendró a Isaac, a quien circuncidó el día octavo, e Isaac a Jacob y Jacob a los doce patriarcas.’. Nos damos cuenta que Esteban claramente identifica la alianza como ‘brit mila’, el pacto de la circuncisión.

 

Gen 17:11 Os circuncidaréis la carne del prepucio, y eso será la señal de la alianza entre yo y vosotros.

Ahora bien, en el v.11 nos dice Elohim que la circuncisión será señal del pacto, esto no le quita su estatus de pacto, sino que le adiciona esta característica distintiva, de ser la evidencia, como divisa o bandera de que estas en el pacto, es decir es parte del pacto y además es la señal de ese pacto. Recordemos que el pacto incluye otros elementos que son la multiplicación de la descendencia, ser Adonai su Elohim, la tierra prometida y la circuncisión.

A Nuestro padre Abraham, Adonai le cambio el nombre antes de ser circuncidado,  y dio promesa a el y su descendencia, lo mismo ocurre con la tierra, prometida a perpetuidad, entonces la circuncisión fue en el un sello de la alianza, corroborando su fe con el rito de la mila.

 

Gen 17:12 A los ocho días será circuncidado entre vosotros todo varón, de generación en generación, tanto el nacido en casa como el comprado con dinero a cualquier extraño que no sea de tu raza.

El v.12 comienza indicando que a los 8 días, se debe practicar este rito de la circuncisión, siendo aplicado este rito no sólo sus descendientes sino también a los adquiridos y los nacidos en casa. Ahora, si el comprado con dinero tiene su lugar dentro de la circuncisión, cuanto más aquellos que por la sangre preciosa de Yeshua han sido redimido y hechos participes de la herencia, como esta escrito: ‘1Co 6:20  Porque habéis sido comprados por precio;  glorificad, pues, a Elohim en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu,  los cuales son de Elohim.’

 

Gen 17:13 Deben ser circuncidados el nacido en tu casa y el comprado con tu dinero, de modo que mi alianza esté en vuestra carne (basar) como alianza eterna.

El v.13 confirma la literalidad al contexto, ya no dejando lugar a dudas, que el pacto debe estar en la carne, siendo un pacto eterno, aplicado de generación en generación.

 

Gen 17:14 El incircunciso, el varón a quien no se le circuncide la carne de su prepucio, ese tal será borrado de entre su pueblo por haber violado mi alianza.

Cuando ocurre una violación de un acuerdo o en esta precisa situación de un pacto, implica que se ha fallado en cumplir uno de los elementos que involucran el pacto. Me explico, en el supuesto que la circuncisión fuera solamente una señal del pacto, indicaría en aquel caso que es un acto adicional al pacto, por ende no parte del pacto, no teniendo implicaciones de fallar al pacto, pero ¡claramente este no es el caso!. debido a que este v.14 nos hace entrever por el contrario que la circuncisión es parte del pacto, que al no cumplirla se ha fallado en cumplir la alianza, pues es una pieza central de la misma. Por lo que podemos entender según los v. 10 y 11, que la circuncisión esta incluida en el pacto y es a su vez la señal del pacto en la carne.

...continuara

 

nazarenos.site90.net